Páginas vistas en total

España ................ ME GUSTA MI PAIS!!!.

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA O LENGUAJE

domingo, 11 de noviembre de 2012

Esta noche ha llovido, mañana...


... Hay charcos y barro.
No llueve y se ha salido con el ansia de rodar. En una mañana soleada y con poco frío, después de estar un tiempo empamplinados viendo llover. El grupo de hoy, también ha sido generoso en cuanto a asistentes y nos hemos juntado de las dos categorías A y B, y en pelotón, se ha ciclado por los alrededores, haciendo juntos los 56 Km del ala.



Hoy Jesús estrenaba su nueva Merida de Carbono, en un reto hacia la marca para ver el comportamiento en situaciones penosas y con un suelo un tanto blando y cenagoso, el resultado de lo más satisfactorio y con la alegría de tener una buena máquina que responde. Otra cosa ya, es, el motor de alubias con el que se muevan los pedales.

A pesar de los resfriados (y los calcetines de Javi Gozalo), JC.Miguel, un hacha a la hora de darlo todo en la salida de hoy, ni una queja de su mal estar y siempre abriendo brecha por los andurriales andados, todo un Campeón de las dos ruedas.


En casi la primera hora de ruta, todo perfecto y sin complicaciones de barro, hasta llegar a Móstoles por la zona de los colegios y el mercado semanal, donde un gigantesco charco, ocupaba en varios metros, (calculo unos 10x15 m. la superficie de este pequeño "lago")  nos ha hecho que lo bordeasemos por el peor sitio posible, ya que las ierras arrastradas de las cercanias, tenían la zona como una auténtica ciénaga de lodo muy fino y adhesivo para toda clase de pisadas y rodadas, y el resultado... hasta los tobillos.



Tras los pisotones contra el suelo y rascadas con palos para las calas, se ha proseguido la marcha por un cuidado carril bici hasta Loranca, con el fin de evitar los barros de los caminos y hacer un recorrido lo más amplio posible y en las mejores condiciones, aunque no se han podido evitar como es lógico el contacto con tan incómodo elemento.


Seguidamente, se ha pasado por las localidades de Moraleja de Enmedio y Griñón, y tras un peregrinaje por los campos limítrofes entre Madrid y Castilla la Mancha, nos hemos plantado en el alto de la Urbanización de Canto Blanco, donde un poco más abajo se ha hecho un receso para las instantáneas.


El resto de la etapa del día de hoy, ha sido un rebozarse por las Cárcavas de Carranque y el "asalto" al Arqueológico, por el que se ha ciclado a buen ritmo y con el viento como, amigo incómodo, para llegar en conjunto, hasta nuestra zona de estiramientos y chascarrillos que junto a una buena jarra, bien tirada en el Bar As de Copas, comentamos la jornada.
El resultado de este día, ropas y calzados embarrados y las bicicletas hechas unos pinceles.
 Lo mejor para destacar, la compañía.

Las fotos de este día

jueves, 1 de noviembre de 2012

GRACIAS.Carlos,Félix,José Fernandez y Miguel JC.


 Un día engañoso en cuanto a lo climatológico, no hacía tanto frío como en días anteriores y casi nos sobraba la mitad de las prendas de abrigo. Pero tampoco estorbaban mucho...

 A la cita de hoy, buen número de socios del Club han acudido a esa plaza ya mítica, para gestionar las rutas y pasar una mañana de lo más "agradable" posible.
 Con los retoques y tomas culinarias de ultima hora ya estábamos listos para iniciar las respectivas marchas. 



 Lo de hoy sería en principio, una especie de exploración de terrenos, para futuras rutas a realizar, y tenía que ser hoy precisamente, (y por qué no?) ciclando por un terreno que, en todas las vueltas pisadas por las ruedas de nuestras bicis, el suelo, ha estado blando, que digo blando, super mantecoso ( por no decir, Mega-mantecoso) y con una fuerza de atracción hacia abajo, que ni los imanes más potentes lo superarían. Por lo tanto, el esfuerzo se duplicaba y las distancias recorridas, eran la mitad. 

Mucho tiempo empleado para unas distancias que, en condiciones normales, no hubiesen sido ningún obstáculo a superar. Y es por ello que parte de la expedición de hoy, ha recortado la ruta por diversos motivos.


 Los siguientes Km han sido muy duros por la cantidad de largas subidas, con unos porcentajes de desnivel importantes, que junto al blando suelo por donde se rodaba, desgastaba y muy rápido nuestras energías.
 Un camino con una subida de 8 Km, desde Aldea del Fresno hasta Chapinería, con % del 17 y alguna rampa más alta, que no me ha dado tiempo a comprobar, nos han tenido a bien, llevarnos hasta el Km 35 de esta etapa, con la friolera de 3 horas sobre la bicicleta. Y ni que decir tiene que a estas alturas de ruta, mis cuatro Ángeles Custodios de este título, aminoraban la marcha para no distanciarse mucho de mi silueta, que divisaban en la lejanía.


Tras coronar Chapinería, en el mirador de esta localidad, hemos tenido un receso para recuperar el aliento e inmortalizarnos con alguna instantánea, lo siguiente ha sido, descender durante 10 Km hasta Villamantilla. Y en este descenso tan sinuoso y divertido, he notado que las fuerzas no me acompañaban de muy buen grado, perdiendo fuelle por momentos y bajando con mucha tensión, para evitar no dar con la ropa en el suelo y mancharla del surtido barro que nos ha acompañado en todo momento. Es pues en este tramo y hasta el final, donde mis alentadores compañeros, se han volcado conmigo, para no dejar que me diera una "pájara" y mantener el grupo unido. Pero, debido a los esfuerzos siguientes, han aflorado en mis piernas, todo tipo de calambres y montadas musculares, teniendo que poner el pie en tierra, para descansar nuevamente y con la ayuda de algún gel, recuperarme en lo posible. (Miguel tiene detalles fotográficos de lo sucedido)


 Para entonces, ya llevábamos más de 4 horas luchando en la exploración de rutas y aún quedaba un buen trecho para llegar a casa.

 Otros 8 Kms de calvario con repechos típicos de la zona que se han hecho a mi ritmo, empleando otra hora de reloj, y retrasando la llegada de mis compañeros a sus casas. Es aquí (ya lo sabia) donde me he dado cuenta del valor y la suerte de tener estos AMIGOS y COMPAÑEROS, que gracias a ellos y a su inmensa paciencia he logrado llegar hasta el final arropado en todo momento, para no perder ni el ritmo de pedalada ni caer en los brazos del "tío del mazo". Esto no lo olvidaré. GRACIAS.

CARLOS


FÉLIX


JOSÉ FERNANDEZ


MIGUEL JC.

El resto del trayecto y después de paradas varias por calambres y la entrada del viento en escena, queriéndonos frenar en nuestra avanzadilla, hemos decidido hacerlo por carretera, acortando un poco el tiempo de llegada al Álamo.
 Se han hecho 70 Kms, con un tiempo sobre la bicicleta de 05: 50: 00. Toda una hazaña.

OTRAS FOTOS