Páginas vistas en total

España ................ ME GUSTA MI PAIS!!!.

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA O LENGUAJE

sábado, 14 de julio de 2012

1ª Nocturna - Club Ciclista El Álamo.


Esperando a que los últimos y tenues rayos de luz se disipasen en el horizonte Alameño, nos reunimos en la plaza para realizar nuestra primera salida nocturna con las bicicletas.
 A eso de las 22:y pico, equipados con un surtido y vistoso equipo de iluminación, una docena de bikers, iniciamos el recorrido, rumbo al camino de la Cañada de la Calzadilla y por el margen derecho del Río Guadarrama, hacia las urbanizaciones que hay, ya, en la provincia de Toledo (Soto Manducha, San Marcos, El Saldo).





Lejos de la iluminación urbana rodábamos por los oscuros caminos, con un ritmo moderado para familiarizarnos con nuestras luces y distinguir los distintos desniveles y sombras que se proyectaban, y elegir el mejor paso de nuestras ruedas.
Y ahora, tengo que felicitar a Alberto, por la buena elección de los faros elegidos para la ocasión de esta salida nocturna, ya que la buena y potente luz de sus led, iluminaban muy bien el camino dando mucha seguridad, para rodar incluso a gran velocidad.
 Los caminos por la noche son los mismos que por el día, pero al perder la perspectiva sobre el horizonte por no verse este, hace que en las subidas se ruede como en el llano, incluso a sacar unas "medias", superiores a las de rodar con la luz del día.

 

 Ver las luces de las bicis iluminando el camino, es un espectáculo, y el paso por zonas habitadas, llamaba la atención de los paseantes y gentes sentadas en terrazas y bares.

 Tras cruzar dos arroyos uno de ellos con poderoso perfume y salir de las urbanizaciones, por el Camino de los Tormentos, nos hemos dirigido en una continua subida a Casarrubios del Monte, lugar de descanso y avituallamiento, donde las instantáneas dan fe.


 



 Se ha dialogado de, lo divertido y bien que se estaba pasando, y que las salidas nocturnas, tienen un encanto particular, (quizás se repetiría otra vez en septiembre... quizás) y de la cantidad de polvo que se hace al rodar en bici, visto con los focos, lo que durante el día apenas se aprecia... etc, etc.

Tras el refrigerio se ha puesto rumbo por el Camino del Álamo hacia donde su mismo nombre indica, no sin antes sufrir uno de los integrantes del grupo un pinchazo, que nos ha entretenido unos minutos, pero que no ha sido ningún problema.
 En definitiva una noche de bicicleta de lo más divertida y emocionante, por el hecho de haber rodado por esos caminos tan oscuros y la gratísima compañía de los que hemos compartido este ratito.

 Mi deseo y el de todos, es que nos hubiese gustado la participación de más personas, pero bueno, para la próxima tal vez...




Este es el recorrido. Un abrazo, JJ.