Páginas vistas en total

España ................ ME GUSTA MI PAIS!!!.

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA O LENGUAJE

domingo, 29 de julio de 2012

¡Buff, Por fin El Álamo! ¡Qué bonito! ¡Qué hermoooso... !


Jornada de ciclismo como los profesionales, con un bonito recorrido y un surtido de tramos a lo grande,  destacando los abundantes repechos para todos los gustos.

En esta ocasión con la fresca del día (no, la fresca del DIA) un nutrido y representativo número de participantes del Club Ciclista El Álamo, nos dimos cita en la plaza como de costumbre, para recorrer esos caminos que inundan los alrededores de nuestra población.








Los dos grupos A y B tomamos la salida hacia nuestros respectivos recorridos, dejando constancia en estas instantáneas de los que allí estábamos. En esta ocasión una parte del grupo B, hizo el mismo recorrido a sabiendas que la dureza de algunos tramos, pasaría factura en los kilómetros finales, pero, regulando el ritmo se pudo acabar la ruta satisfactoriamente.

 Con el estreno de uniformidad y alguno hasta la bici, se tiene la suficiente fuerza para recorrer en grupo y muy unidos todas las rutas que se nos propongan.

 No todo para alguno fue una marcha sobre ruedas ya que, las averías y desajustes mecánicos hicieron aparición en los peores momentos, concretamente en esta imagen, hubo que ajustar los frenos delanteros de esta bici tras recorrer un tramo con gran porcentaje de desnivel y la rueda casi frenada. Toda una hazaña para el sufridor compañero.


Estas paradas estratégicas hacen que las piernas y corazones se estabilicen y se pueda recuperar el aliento para seguir, peleando el siguiente tramo.

 Desde El Álamo, fuimos hacia el Parque Arqueológico de Carranque y después de coronar las Crestas desde la parte del Río Guadarrama, por senderos trialeros de Batres, bajamos nuevamente al Río, para iniciar la subida del Monte de Batres y alcanzar la Urba de Cotorredondo.




 En el alto del Monte de Batres, las averías nuevamente se cebaron con Félix, y en esta ocasión fue el cambio trasero, pues este, cambiaba a su gusto el piñón menos adecuado para el desarrollo elegido.
  Otro parón para intentar corregir ese desguisado... No se pudo hacer nada, Félix tuvo que abandonar y regresar a casa... Un fastidio para todos.



 Seguimos la marcha y llegamos hasta la desembocadura del Arroyo de los Combos, cuyo paso se propuso cruzar a pié, ya que la abundante arena de miga en las orillas y los pequeños pozos por el lugar de vadeo, así lo recomendaba, aunque siempre hay valientes con dominio extremo para este tipo de terrenos, que superan casi sin ningún esfuerzo.


 El viejo molino, sus serpenteantes y endurecidos senderos por el paso de cientos de ruedas de todo tipo de bicicletas, nos situaron en Arroyomolinos, para después "saltar" y cruzar la carretera con el peligro que eso conlleva, e iniciar la subida a Móstoles por Los Combos.

Otra larga parada, nos retuvo en Móstoles mientras se solucionaba otro percance sufrido en la cámara de una rueda, tras perder esta toda su presión, originada por un triste pinchazo. 
 Ya por entonces, el calor hacía mella en todo lo que se exponía a merced del Astro Rey, y como rebaños unos bajo los arboles y por libre otros, buscábamos la sombra protectora de tal castigo solar. 



Reagrupados, seguimos la marcha hasta el Parque del Soto de Móstoles, donde paramos obligatoriamente para avituallarse y refrescarnos en su ansiada fuente, por que, aún nos quedaba un poquito de subida desde el Puente de Hierro por el pinar hasta Navalcarnero y a un tiro de piedra, cruzar por debajo de la N5, adentrandonos en terrenos cercanos a nuestro destino.

 Destino que después del "rompepiernas" de la jornada de hoy, exclamamos...

¡ Buff, por fin El Álamo! ¡Qué bonito! ¡Qué hermoooso! 
  
Y es que, los últimos km, se hicieron muy justitos de fuerzas para algunos, pero arropados en el grupo, el calvario, fue menor. Muchas gracias a todos los participantes por el esfuerzo y la ayuda desinteresada en esta ruta. JJ.