Páginas vistas en total

España ................ ME GUSTA MI PAIS!!!.

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA O LENGUAJE

domingo, 26 de mayo de 2013

De Cercedilla a Segovia.

 

 
 Aquí están nuestros jóvenes de BMX, de El Club Ciclista El Álamo, posando en el circuito de Móstoles en la celebración del campeonato de Madrid, donde han conseguido cuatro campeonatos, un sub-campeonato, un tercero y dos quintos puestos finales.
 
 Felicidades Campeona y Campeones. Un gran equipo.
 
 
 Y este día también...
 

 Todo empezó el Domingo antes de las 08:00 de la mañana, personas y bicis en el parking del Pueblo acoplándose de la mejor manera posible a las necesidades de cada uno.
 Nos pusimos en marcha hacia Cercedilla, para hacer una ruta conjunta los grupos A y B, que se ha denominado Etapa Reina del mes.

 En el aparcamiento de Cercedilla, numerosos grupos de bikers, también preparaban sus distintas rutas por la Sierra Madrileña. Destacaban de HD (enduro) que con magníficas máquinas, también iniciaban su particular ascensión a las cumbres, para lanzarse después al llano por esas complicadas zonas de descenso.


 
 Nuestro numeroso grupo sin previo calentamiento de rodaje y ya desde el Km 1, estaba subiendo por la calzada Romana hacia la Fuenfría. Un tramo de piedras y raíces de 6 Km hasta un parque natural en el que tuvimos que hacer una parada forzosa, pues unas averías  no deseadas, nos entretuvieron un buen rato.
 Una cadena rota, un pinchazo de rueda y una pérdida de tornillo de la cala de un zapato se presentó al unísono,  y como si de un taller ambulante se tratase, nos dispusimos rápidamente a solucionar estos contratiempos. Tomándonoslo con alegría, haciendo bromas y gracias al respecto para amenizar el rato de las averías.
Mientras el resto del grupo, continuaba la ruta y en puntos paisajísticos de gran belleza nos esperaban para seguir juntos nuestra aventura.

La ruta de este domingo no era fácil pero con las ganas y el ánimo que llevábamos todos, los momentos de mayor dificultad hacíamos que fuese de lo más sencillo, superando con nota tramos de empinadas subidas.
Esto se ha hecho también más fácil, porque la temperatura en la sierra era cálida y sin viento, ayudando mucho para que en las esperas, no se destemplase el cuerpo mas de la cuenta.


 Llegados al alto del mirador en el balcón de la Fuenfría, donde una espectacular panorámica de la cuenca alta del  Manzanares y como fondo a lo lejos, la ciudad de Madrid, iniciábamos un suave descenso por una pista en inmejorables condiciones para circular con las bicicletas, encontrándonos con docenas de ciclistas y caminantes mochila a la espalda, recorriendo esos bosques de pinos en todo lo largo del recorrido, haciendo otra parada a los pocos kilómetros donde nos estaban esperando la cabecera de esta expedición, la cual ya llevaba muchos minutos de espera.
 Sabiendo que el grupo de atrás estaba cerca, seguimos unos kilómetros hasta los cruces de caminos y senderos, donde había una multitud de personas que emergían de todos los caminos y allí se daban cita.


Una rápida compostura de ropas y maquinas, y...¡Ale! A bajar por el Carril del  Quijote, 4 duros Km, para salir a la carretera 601 más concretamente al tramo de las siete revueltas.

En esta difícil, complicada y muy técnica zona donde la habilidad y destreza ha salido a relucir por parte de los integrantes del Club Ciclista El Álamo, pues el estrecho y pedregoso terreno plagado de milenarias y durísimas raíces, con grandes saltos de regueros fluviales, te hacían estar muy atento al suelo, para sortear esta “divertida” dificultad de fortísimo desnivel negativo, y evitar caerse en tan accidentado terreno. Aquí se ha echado de menos una bicicleta de doble suspensión, pero bueno, todo no puede ser.


En un claro del bosque, se ha esperado al grueso de los integrantes, donde nos hemos llevado una agradable sorpresa al ver que rápidamente iban apareciendo uno a uno el conjunto del equipo. Es por tanto obvio comentar que no hay dificultad por muy traicionera que sea la que nos entretenga más de lo necesario.
Que grandes tipos mis amigos y compañeros.



 Se han sucedido los chascarrillos y vivencias de esta complicada bajada, en la que solo Jordi ha visto de muy cerca ese inclinado suelo, no teniendo más consecuencias que el raspón y erosión de su rodilla izquierda, sin desanimarse lo mas mínimo, continuando su descenso a tumba abierta (pero con cuidado) hasta nuestro encuentro, donde se ha aprovechado para avituallarnos y beber un poco.

 El resto de la bajada hasta la carretera era más fácil y todos juntos nos encontrábamos ya en la Boca del Asno en el margen derecho del río Eresma, pero, la ruta a seguir era por su margen izquierdo, ¿cómo solucionamos este ligero error? Fácil, en un grito guerrero de ¡¡ Pasamos por aquí!! y allí estábamos los catorce integrantes, cruzando a pie los más de diez metros, de una orilla a otra del río, haciendo también de este paso por las frías y cristalinas aguas una fiesta muy animada.


 Jesús Blanco, con el afán de salir rápido, casi se sumerge entero en una pequeña poza de la otra orilla.
Fresquitos de cintura para abajo algunos y los pies todos, un casi romántico paseo por este río Eresma donde los excursionistas a pie ocupaban todo este tramo, nos conduciría hasta la civilización entrando en el pueblo de Valsain, sabiendo que nuestra meta cada vez estaba más cerca. No sin antes superar un pestoso y muy duro tramo de carretera de otros 3 km, con fuertes y largos desniveles de hasta el 20% que nos elevaría en peregrinaje ascensión, hasta un alto que nos permitía divisar una panorámica de Segovia, esto hacia pensar que ya estaba todo hecho.

 Fueron en estos momentos, cuando una cortina de agua caía en la lejanía y las prisas por no recibir el baño del cielo, hicieron que la continua bajada a través de los verdes prados se rodase con mucha viveza y sin parar, también, estábamos pendientes del reloj pues en menos de media hora salía el tren que nos devolvería a nuestro punto de partida. Si lo perdíamos, una larga espera hasta el siguiente tren, rompería todos nuestros esquemas.

 La velocidad de rodaje hasta Segovia hizo que pasasen desapercibidos una gran manada de toros bravos cuya cercanía estaba a escasos metros, ellos, se quedaron mirándonos sin ningún interés.

Un pelotón ocupaba las calles de Segovia con dirección a la estación del tren, donde nos dimos un pequeño susto al ver que este estaba en las vías dispuesto a salir y a la carrera entramos hasta los andenes y vagones guardando rápidamente las bicis en ellos, disponiendo de un breve espacio de tiempo de margen para realizar unas fotografías muy rápidamente.


Ya más tranquilos y de regreso a Cercedilla, sentados en los amplios y confortables asientos del tren, comentábamos todos los pormenores acaecidos este día.


Terminado el viaje y con las bicis recogidas en los coches, un merecido catering, hizo las delicias de recuperar el esfuerzo y desgaste de la jornada, con unos lustrosos bocadillos adecuados para la ocasión.



 Me consta ya a posteriori, que el esfuerzo de este día, nos dejo un poco tocados y doloridos, fortaleciendo el cuerpo y el espíritu para la siguiente ocasión


domingo, 19 de mayo de 2013

Sobre terrenos blandos.

 
            Estos son los dos Javieres, a Piris no lo he localizado, cuando lo localice, lo incluiré. 
 
Antes de empezar quiero dar la enhorabuena a los participantes de la prueba de los 10.000 del Soplao, El Infierno Cántabro. Javi Gozalo, Javiajero y JM. Piris, sin olvidarme de Luis Solana, que en todo momento nos ha estado informando de los acontecimientos de la prueba y como apoyo y aliento para los representantes de nuestro Club.
 Nuestro Javi, consiguió terminar la prueba con un tiempo de 14:30:06, un tiempo muy respetable pues el tiempo al final del día se estropeo y no dejó de llover torrencialmente durante toda la noche.


Lo nuestro de hoy ha sido en comparación con lo de Cantabria, un suave paseo a pesar del terreno tan blando que había, no por ello el sufrimiento sobre la bici ha estado presente desde principio a fin de la ruta. Hemos realizado 50 Km, pero seguro que el cuerpo ha contabilizado 100 Km.
 
 Todo ha empezado por las inmediaciones del Aeródromo de Casarrubios, donde un subir y bajar repechos durante los primeros 12 Km, nos ha calentado las piernas y de que manera. Nuestro querido Rubén, ha tenido que cambiar de grupo y continuar la ruta con los compañeros del grupo B, ya que unos calambres le acechaban por las piernas y el resto del trayecto era más de lo mismo, con la particularidad que se harían también más Km.
 En esta ocasión hemos coincidido los dos grupos en los primeros Km, y por ello ha sido posible este fichaje de última hora. También tenían previsto hacer menos Km.


 Ocho es el número de los integrantes que hemos quedado, y... subidas con su bajadas, una y otra vez, hasta detenernos en las casas de Fuente Pila, por que, un extraño pinchazo, ha desgraciado la rueda de Carlos O. Esto nos ha venido hasta bien para retomar un poco el aliento.
 Después de atravesar Navalcarnero  por la zona de nueva edificación, los serpenteantes laberintos de caminos, nos han conducido hasta Sevilla la Nueva, llevando un gran desgaste físico por culpa del terreno tan sumamente blando. En estos tramos tan pesados, comentábamos "el poderío que se adquiere dando pedales en estas condiciones y la cantidad de pelo que brota en las sufridas piernas" pura anécdota. 



 Un merecido descanso en torno a la fuente de Sevilla la Nueva, con nuestra tertulia y comentarios de proponer nuevos proyectos para el año que viene, han deleitado la parada, que se ha alargado un poco, para retomar la marcha, bien descansados.
 
 Como si prisa tuviésemos, retomamos la marcha sin decir casi "na", durante los siguientes 20 Km, pues los repechos iban acumulando el cansancio y no había tiempo de perderlo charlando ni despistándonos sin dejar de vigilar el suelo, ya que las regueras producidas por el agua, en algún tramo eran muy profundas y peligrosas y teníamos que tener cuidado en no tropezar en estos agujeros.


 Casi no hemos tenido tiempo de reflejar la ruta en instantáneas del momento, por lo complicado de mantener el equilibrio sobre la bici.
 El regreso por zonas de barro pegajoso, nos ha decorado máquinas y ropaje, para dar fe en casa de el estado de los caminos, gajes del oficio.

 
 La llegada a El Álamo, ha sido rápida y allí estaban nuestros compis del grupo B, cediéndonos el relevo de las sillas de la terraza para sentarnos y refrescar gargantas y cuerpos tras el duro esfuerzo. Un buen recorrido el de hoy. JJ.                                                                      

                                                                    Fotos de este día.

sábado, 18 de mayo de 2013

Un caldito bien caliente a media noche.


 Con el desafío a las tormentas echado, sin piedad por el terreno embarrado y blando como un colchón de espuma, preparados e ilusionados para afrontar una salida nocturna, JC. Miguel y JJ. desde la plaza como punto de partida, para recorrer los casi 40 Km de esta nueva cita.

 Los preparativos como en invierno, pues los pronósticos para las horas de la salida eran de bajas temperaturas y algo de viento, cosa que luego nos hemos dado cuenta que no ha sido así, pues las temperaturas han sido muy agradables sin viento y muy importante, sin agua que caiga del cielo.



 Estrenábamos iluminaria e incluso en las válvulas de las ruedas hemos puesto unos artefactos que al rodar, acompañaba una graciosa y vistosa luz contorneando el circulo de las llantas, accionados por el propio giro de las ruedas, ¡una chulada!.
 Rumbo a nuestro Mortirolo con la noche transformada en día por los potentes focos que llevábamos, teníamos que habituarnos a las fuertes sombras cambiantes de la marcha, a lo que en unos Km, ya era habitual y normal, acostumbrándonos rápidamente.


 Una nueva experiencia ha sido subir el cuestón de Batres por la noche, y al no tener referencia de horizonte ni la perspectiva visual del terreno, el ritmo ha sido muy alegre y los tiempos hechos, son inferiores a los que se hacen al subirlo de día.

 Durante el ascenso y posteriormente, también en los caminos de la subida a Móstoles por los Combos, un espectáculo de animalillos, docenas de gazapos y alguna liebre, que estaban fuera de sus madrigueras, comiendo y amparándose en la oscuridad de la noche, nos han acompañado en cada curva y zona de maleza por la que pasábamos, haciéndoles un claro y nítido seguimiento visual con nuestros focos, hasta que se escondían otra vez.
 Muy ameno y entretenido todo el recorrido.

Hasta llegar a Móstoles, el terreno estaba impecable de barro, un poco blando pero muy asequible para la rodada, y ha sido en el tramo que nos adentraría en el Parque del Soto, donde la densa y pegajosa masa de indeseable elemento, nos ha cubierto para el resto del trayecto, siendo esto lo peor de la ruta...

 
 Todo lo penoso de barro y terreno feo, ha sido olvidado, pues en nuestro AVITUALLAMIENTO al lado de la fresca fuente del Parque El Soto, Un gigantesco termo con caldo calentito, que portaba J. Carlos, ha hecho las delicias de esta parada, acompañándonos con las viandas y no dejándonos enfriar el cuerpo ni por dentro ni por fuera.
 Como la noche era sin duda del futbol, por la final de la Copa del Rey entre el Atlético y Real, las gentes con sus gritos y cánticos, nos informaban del resultado de este partido.
Felicidades Atletistas.
 


  
 El regreso a El Álamo tras un estupendo y divertido paseo nocturno, ha terminado con el recibimiento en la fuente que hay en la rotonda de la Calle Mártires, de los aficionados del Atlético de Madrid, que estaban celebrando la victoria de la Copa del Rey, y donde se ha podido ver, a algún socio del Club Ciclista El Álamo, implicado en tan sana costumbre.
Mi abrazo y felicitación.
Y a los que estaban malitos y no han podido salir, mi animo y a recuperarse. JJ.
 Esta aventura se la dedico a nuestros compañeros del Soplao, para darles animo y que terminen el infierno Cántabro.
                                                                   Fotos y vídeo.

domingo, 12 de mayo de 2013

Club Ciclista El Álamo casi al completo.

 
 Muy bien pensado el reunir al Club en un día de hermanamiento y realizar conjuntamente la ruta de este Domingo.
 Masivo el encuentro e incluso casi al completo, pues los socios que faltaban, realizaban carreras en otros puntos geográficos de nuestra Comunidad, representándonos con su presencia en el evento y luciendo nuestros colores a tal efecto, y los que se están preparando para el Soplao, subían por los puertos de Navacerrada, Canencia y Morcuera, casi ná...
 También se han unido a nuestra cita, invitad@s traídos por algunos de los compañeros, con los que con mucho gusto, hemos compartido los Km de hoy.

 
 

 Hasta 68 ruedas de todas las formas y tipo de rodadura han pisado los caminos, que eso equivale a 34 jinetes cabalgando sobre sus bicis, llenando y ocupando el ancho de la vía por donde circulábamos, todo un espectáculo visual cuando el pelotón iba estirado y se divisaba desde perspectivas lejanas.
 El circuito recorrido ha tenido un poco de todo pero, con cotas muy bajas de dificultad, muy asequibles para todos, por que hoy de lo que se trataba era el compartir el tiempo y conocernos ambos grupos A y B, un poco mejor. La verdad que ha sido todo un acierto.

 Chascarrillos de ruta y demás contiendas para contar, han protagonizado la marcha desde el principio al final, salvo en algún repecho, que el silencio reinaba, mientras duraba la breve pero intensa subida. 
 Uno de los tramos más divertidos y de más vistosidad, ha sido el paso por el Arroyo de las Juntas, que tras un largo descenso cuyo final acababa en curva a la derecha, frenaba en seco a todos los integrantes de esta nueva expedición, y entre, ¡yo lo paso de un tirón!, ¡por la derecha cubre menos!, ¡cuidado con las ramas!, ¡hay mucha arena por la izquierda!... etc., etc... nos ha entretenido un rato disfrutando de los ingenios personales de cada un@ para superar la dificultad hidráulica.



 

 
Después de este húmedo y fresco paso del arroyo, en Villamanta, se hizo la parada y avituallamiento para la reagrupación, descansando los que el esfuerzo les llevaba un poco forzados (creo que nadie) y solucionando algún pinchazo de esos de ultima hora, para afrontar la larga subida hasta Navalcarnero y posteriormente, dar rienda suelta en el Camino de Manzolo, para que esprintasen los más valientes los 6 Km, que nos adentraría en El Álamo.
 
 Todo un autentico placer y muy satisfechos de este día, donde, no me canso de decirlo, este es un Gran Club.
 Nuestro amigo Antonio, tiene los refrescos más frescos de la comarca... (eso también).
 
 Gracias a todas y todos por participar. Otro día más. Un abrazo, JJ.
 
                                                              Fotos y un vídeo, aquí.


Una nocturna.


 No hay tregua, si alguien quiere salir a montar en bici y no quiere ir solo, lo dice y seguro que siempre hay alguien que le quiere acompañar.

 En esta ocasión ha sido, salir por la noche a "no ver" los caminos, claro que para eso teníamos preparadas las mejores galas iluminarias y creíamos que en las mejores condiciones.


Todo listo y... A rodar en la noche, una docena de biker partiendo de la plaza para un recorrido por el ancho y oscuro Camino de Madrid.
 Al principio todo genial, como hay luces de farolas, nuestros" intensos" focos son suficiente para ver por donde circulamos, pero al ser tragados por la negra noche de estos campos Alameños, un cosquilleo en la parte trasera del cuello nos hace bajar el ritmo de pedaleo, este cosquilleo no es más que el aleteo al viento de las pestañas de nuestros propios párpados superiores, que nos azotan la colleja, debido a la máxima apertura de ojos para poder ver por donde pisamos. (ha sido una hipérbole). (No he tenido en mi vida, los ojos más abiertos). Jejeje.

Todos creíamos que nuestras luces eran suficientes para alumbrarnos, pero no, eran de lo más justito y eso sin meternos por zonas sinuosas. Pero... por fortuna para nuestros esforzados sentidos oculares, tenemos la gran solución, nuestro querido Juan Carlos Rosell, nos sorprendió a todos con un potentísimo foco, que hacía de la noche, una ligera sombra. Gracias a este despilfarro de claridad y  perfecta visión de los terrenos hubo momentos que se circulaba a velocidades, como si fuesen las 11 de la mañana.


Todos juntos llegamos hasta el Puente de Hierro, con la seguridad que da llevar buena iluminaria, (la de otros) rodando con confianza por cualquier tramo. Cuando Juan Carlos bajaba a la parte trasera, el haz luminoso rea tan potente, que el solo bastaba para  guiar al grupo y aun sobraba espacio luminoso para ver con claridad las dos cunetas del camino. Menudo invento llevar semejante foco.


  Desde el Puente de Hierro pusimos rumbo a Navalcarnero por el Camino de la Dehesa atravesando el pinar y cruzando la ciudad de para dar un rodeo y sentir la frescura de la noche, que estaba acurrucada en esa zona Norte de la carretera de circunvalación de la N-V, a la de Villamanta.

 Fue en este tramo de ligera subida cuando un apretón y tensar de cadena, partió al grupo en dos, despistando por momentos a los que viajaban por la parte de atrás, dando lugar al uso de las telefonías móviles, para orientar y poder seguir la ruta del resto de compañeros.

 El Camino de Manzolo nos llevó hasta casa, después de unos 30 y tantos Km por los negros caminos de nuestra comarca. Como las horas rozaban ya la madrugada, el  pueblo estaba sumido en el más absoluto silencio y todo cerrado estaba, acercándonos a la cooperativa que a esas horas, mantenía abierto y nos acogió con mucho agrado para recuperar las sales perdidas.

 Una jornada de lo más pintoresco por las horas de ciclado y la buena armonía de todos para con todos. Esto hay que repetirlo. (ya con mejor equipación lumínica).

domingo, 5 de mayo de 2013

Mayo Medieval.


 Como en un mercado, la afluencia de socios para rodar y estirar las piernas ha sido muy numerosa, aunque se ha echado de menos alguno de los integrantes, para completar el ya nutrido grupo.

 Este tierno día de la Madre y también de Ceremonias Reales y Bodas en nuestra Feria Medieval, las rutas se han pensado para terminarlas prontito y atender los quehaceres domésticos y familiares.


 Con los dos grupos (A y B) en rutas distintas, los integrantes del grupo A nos hemos desplazado por los alrededores cercanos, dando forma a un recorrido de surtidos desniveles medios, y largos tramos de pista para recuperarnos de algún que otro repecho de esos con "mala leche".

 Sin que nadie dijera "nada", (o al menos no se ha escuchado) el ritmo de rodada de este día, ha sido a lo Campeón, recortando en casi media hora el tiempo normal de finalización de la ruta, con sus paradas de descanso incluidas, un ritmo al que nos hemos acoplado perfectamente, pero el desgaste de líquidos también ha sido evidente.

 Saliendo de El Álamo, y subiendo por el margen derecho del Río Guadarrama por la antigua papelera los viveros y el Monte de Sacedón, los primeros 20 Km llanos, nos han servido de calentamiento, para afrontar las rampas de Villaviciosa, que nos acercarían a las inmediaciones de Brunete.
 Con los ánimos calientes y las ganas a tope, ya estábamos metidos de lleno en los pinares de Sevilla la Nueva, y tras un bonito tramo "conejero" a través de estos bosques, sin casi darnos cuenta, volvíamos a adentrarnos en los pinares de Navalcarnero, reagrupándonos y haciendo un alto en el camino, en el monumento-fuente del antiguo ferrocarril Madrid-Almorox.


 Le sed nos invadía y... maldición, los vándalos y destructores de todo aquello que hace bien a la comunidad de ciudadanos de a pié, han destrozado los grifos del único punto de repostaje y encontrándonos la fuente sin agua... pero el ingenio y los estudios Universitarios de todos los componentes de este Querido Club,  con la lógica y el buen hacer de unas prácticas herramientas, se ha solucionado el problema de abastecimiento de tan apreciado y fresco líquido.

 
Pudiendo refrescarnos y avituallarnos durante unos minutos, volviendo a dejar tal y como estaba, la zona del monumento, dando el visto bueno los Ingenieros técnicos que nos acompañaban.
 
 
 Por otro lado, estamos artos de la maldad de unos pocos, que afecte y perjudique a la mayoría...

 Es una lástima, pero esto cada vez es más frecuente y como de costumbre, aquí no se toman medidas para solucionar estos actos vandálicos.


 
La nota de humor la ha protagonizado Pedro, probando artilugios y nuevos soportes de su Gopro-Hero2, para dar espectacularidad a las grabaciones de vídeo, tan apreciadas por todos nosotros y con las que nos deleita en los resúmenes de cada salida.
 

 
 Los casi 12 Km restantes para llegar a casa, han transcurrido en plan paseo y como el tiempo contaba a nuestro favor, nos ha dado tiempo de tomarnos un refrigerio en la Cooperativa, pues con motivo de la Feria Medieval, la afluencia de publico invadía por completo las calles de nuestro pueblo, haciendo imposible transitar en bicicleta. Y... Sorpresa agradable, allí estaba el concurrido grupo B, con el que hemos coincidido en la parada final y se han intercambiado, los pormenores de cada contienda. Todo un placer.



 Otro magnífico día compartido con estupendas personas, que poco a poco se está alcanzando la categoría de estupendos AMIGOS. Que gozada.

                                                                        Fotos de este día.