Páginas vistas en total

España ................ ME GUSTA MI PAIS!!!.

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA O LENGUAJE

lunes, 22 de julio de 2013

Por las puertas del campo.

 
Grandioso día en cuanto a la temperatura de hoy y por su puesto la buena compañía de viaje en esta nueva salida con El Club Ciclista El Álamo.

 Once bicicletas rodando por estos alrededores de nuestra comarca ya conocidos por todos, aunque cuando se cambia el sentido habitual de ciclar la ruta, parece como si fuese la primera vez que se pasa por allí, ha habido comentarios de algún participante, que decía, "la primera vez que paso por aquí", y eso que estábamos a tiro de piedra de casa.
 A pesar de ser Julio, un fresco y nublado día, nos ha acompañado durante todo el camino, con amenaza de lluvia en la lejanía, salpicando de vez en cuando tres o cuatro gotas, dando ánimo a la marcha, pensando que, de un momento a otro, a lo mejor, nos refrescaría como remate a este estupendo día. Pero no, las tormentas, tenían otro destino para descargar las preciadas aguas.


 El recorrido de hoy se ha desarrollado la mayor parte, por zonas de monte bajo y matorral de retama, muy característico de esta zona, y las típicas rampas de fuerte desnivel y pronunciadas bajadas con peligrosas regueras a ambos lados del camino, estos terrenos, tienen parceladas las propiedades en lugares estratégicos, alguno de los integrantes del Club, recordando a su paso que nadie ocupe esos terrenos, por que ya, tienen dueño. Me refiero lógicamente, a las distintas zonas donde las caídas en algún momento, se han producido por la circunstancia que fuere.

 En el día de hoy, la abundante arena a servido de colchón para que la tradición de caerse, amortiguase el golpe de quien en un alarde de cruzar un vado descansase suavemente sin ningún percance ni rasguño. Este vado, suele tener más de cuatro metros de agua (a lo largo) por este punto. Hoy, seco completamente. Pedro a sido el "afortunado" de ocupar otro terrenito.


La mitad del camino por estos montes, de Méntrida, nos a reagrupado para avituallarnos y hacer una composición fotográfica con la Ermita de Nuestra Señora de la Natividad como fondo, y donde Ángel, ha probado su bici de doble suspensión, bajando el estrecho tramo de más de treinta metros de escaleras, con peldaños diseñados solo para subir, hasta el parque de abajo.

 A continuación un paseo de regreso a casa, no sin antes sortear varias puertas que han puesto en el campo, para que los vehículos a motor y otros engendros mecánicos, no deterioren así con su presencia, el atractivo y de gran valor ecológico de nuestros montes y bonitos campos. Un poco molesto, pero si es eficaz y disuasorio para que se conserve todo en buen estado, pudiendo disfrutar de los parajes, pues, que sea así.


 Luego, se dejaba todo bien cerrado otra vez y en perfectas condiciones, para no perjudicar a nadie.


 Tras rodar por el filo de la frontera entre la Comunidad de Madrid y Castilla la Mancha durante más de 15 Km, con un ritmo sostenido pero vivo, estábamos pendientes si las negras nubes, nos deleitarían con su llanto, pero no, tan solo daban sombra y hacían de filtro ultra protector para que el Sol, no nos calentase, a nuestro paso por los últimos secarrales despejados de cualquier vegetación no más alta de 2 metros. Esto intensificó el ritmo, que en todo momento fue del agrado del grupo.
 
  


 Las cercanías al Aeródromo nos trajo el recuerdo del anterior paso por esta zona y dijimos que no se mirasen a las avionetas, para que ellas no nos viesen a nosotros y mantuvieran su estado de vuelo normal sin percances ni sustos lamentables. Fue así y todos contentos...
 
 Regresando al Álamo por la zona sur del Pueblo, se hizo una vistosa entrada por las calles de nuestra localidad, para terminar nuestra ruta y recuperarnos del esfuerzo con los habituales refrigerios que nos sirve Antonio. Muy buena ruta, calentando para la próxima, que será la Etapa Reina del mes, cerrando así, este tramo del Año, despidiendo hasta Septiembre las salidas oficiales del Club Ciclista El Álamo. Felices vacaciones a tod@s.
 
 

domingo, 14 de julio de 2013

A mediados de Julio.



 Ahí estábamos a la sombra, dándonos un respiro en Navalagamella, y a esas alturas teníamos recorridos 50 Km, casi la mitad de la ruta de hoy.

 Esta ocasión ha sido para desempolvar las bicicletas de carretera, que en mi caso propio, hacía ya unos cuantos meses que solo se usaba en el rodillo, y las cubiertas se empezaban a poner cuadradas de estar posada en este artilugio mecánico.

 Lo más duro ya había pasado y a falta de un repecho tendido y tres suaves desniveles, todo desde allí era bajar y bajar, hasta Aldea del Fresno.


 Hemos salido desde El Álamo, siete, como en otras ocasiones, se ha echado en falta alguno de los integrantes de este noble deporte, y juntos, kilómetro a kilómetro, por las cunetas que empezaban a tomar temperatura, con los cinco sentidos activados, y como siempre, muchas ganas e ilusión, se han visitado los pueblos de: Navalcarnero, Sevilla la Nueva, Brunete, Villanueva de la Cañada, Valdemorillo, Navalagamella, Colmenar del Arroyo, Chapinería, Aldea del Fresno, Villamanta y Nuevamente, El Álamo.

 Al paso por Valdemorillo y Navalagamella, se ha podido ver la magnitud del incendio que días atrás, arrasó parte de los bosques de esa preciosa zona, un gran daño al ecosistema, y tristeza por el estado en que ha quedado.

 También como atascados en el tiempo, se pueden ver las obras de restauración de los bunkers de Guerra que hay al pie de la carretera de zona, rompiendo la monotonía de  los arbustos y malezas de estos montes.


 En sí, se ha rodado a un buen ritmo incluso en las subidas, regulando eso sí, para los tramos finales.
 Velocidades de casi 70 Km/h, en las largas bajadas hasta el Río Alberche, han ayudado para sacar una buena media de velocidad, que desde el Km 65, al final, se ha procurado mantener, a pesar que este largo tramo, picaba para arriba hasta la carretera 401. Un esfuercito más, y ya estábamos de vuelta en casa, tomándonos un merecido refresco, acompañado de alguna suculenta tapa, a esas horas del día y por estar frente a la Iglesia, todo sabía a Gloria.


 Un compañerismo sin igual de este Club, como siempre, arropando en algún momento difícil de la etapa, a quien por reciente lesión, ha sufrido un poco en los tramos finales del largo recorrido. Mi abrazo y gracias.

 (93,5 Km a una media de 24,2 Km/h)  03: 50: 10.