Páginas vistas en total

España ................ ME GUSTA MI PAIS!!!.

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA O LENGUAJE

miércoles, 19 de junio de 2013

Crónica y relato.


 Sobrados de calor y entusiasmo este día de Junio, se presentaba apto para la práctica del ciclismo en su versión MTB,  una docena, más uno, en ruta por los campos de Navalcarnero, Villamanta, Sevilla la Nueva y El Álamo, nuestro Pueblo.

 Ya en horario de verano las 08:30... y listos, partimos los dos grupos A y B cada uno a su recorrido.


 Luis Solana se había ido a la Madrid Extreme de Colmenar de Oreja al recorrido de 100 Km, por los toboganes de esos lares... mucho calor y mal avituallamiento por parte de la organización. Al ser una prueba puntuable, se concentraron figuras de élite para hacer ellos la carrera de 50 Km, creo que los primeros la terminaron en 01: 34 minutos... no quiero saber que media sacaron.

 Nuestros toboganes estaban mejor acondicionados y como ya los conocíamos, se subieron y bajaron con toda confianza. Poco a poco se iban acumulando los kilómetros en las piernas y así sin darnos cuenta se habían recorrido los primeros 30.000 metros, buscando una fuente, donde tomar nuestro avituallamiento y refrescarnos un ratito, cosa que hicimos en Sevilla la Nueva.



 Por mi parte, la inactividad de estos días de atrás, se ha hecho patente y en los repechos de Navalcarnero, he sufrido un poco, descolgándome unos metros del gran grupo, claro que desde atrás se visualiza mejor quien falta y en que estado se encuentran el resto de compañeros. Hoy solo me he visto a mí mismo por la parte de atrás (que lástima, jajaja).

 Como decía, la temperatura de hoy calentaba de lo lindo y esas continuas subidas desgastaban las fuerzas , pero conscientes que todo se supera y hay que guardar reservas para los tramos finales de esta etapa, pues nos quedaba la puntilla en cuanto a repechos, un tramo al lado de casa que nos conduciría por el aeródromo y posteriormente al final de la etapa de este día.



  De regreso hacia El Álamo, nuestro amigo Ángel (de rojo en la foto) se quedó en Navalcarnero pues es allí donde el vive. Y el resto de este Gran Equipo, continuamos nuestra marcha por el Camino llamado, Carril de Manzolo, tomando el primer desvío a la derecha, por otro camino sinuoso y de relativa pendiente positiva, yendo a gran velocidad en el descenso, invitándonos a tomar precauciones, ya que el suelo tenía importantes grietas y profundos regueros con los bordes durísimos, decorando ambos lados de este tramo.


 Y hasta aquí la crónica de este día...

 ... Entramos en el relato de los siguientes y largos minutos.

Un descuido en esta ágil y polvorienta bajada llevando buena velocidad, interrumpió la continuidad de ciclar a nuestro querido JC. Miguel, que, en unos tropiezos con las paredes de una de las regueras existentes, en un intento de no perder el equilibrio, fue sorteando como pudo el no caerse al duro suelo, pero las circunstancias de ese momento junto con la alta velocidad y los pequeños bancos de arena, no tuvieron piedad y dio con sus huesos en el desagradable y seco terreno.

 Una nube de polvo se originó de inmediato por la brusca y derrapadora frenada de todos los que detrás circulábamos para no arrollar ni golpear al compañero que en esos instantes caía por los suelos. Socorriendo de inmediato al maltrecho José Carlos, el cual durante unos largos minutos, se mantuvo por la caída, tumbado boca abajo, mientras reaccionaba del shock por el fuerte impacto.

 Su cuerpo magullado, dolorido, rebozado por la arena y la maleza del lugar, aún tardó en reaccionar, pues la costalada había sido muy importante.
 Carlos Olmeda con palabras de aliento consiguió que se girase un poco, entre fortísimos dolores y lentísimos movimientos de ayuda para la incorporación, a partir de esos momentos, un despliegue y buena organización por nuestra parte para una rápida atención del contusionado, se puso en movimiento... José F. llamando a emergencias,  Aitor, dando las coordenadas del lugar exacto del lugar, Javi G.y David, se fueron hasta el Pueblo y trajeron el coche para la evacuación, Torreño y Juanpe, salieron al cruce del camino para esperar a la ambulancia, Carlos O., Félix, JC. Rosell, Pedro y quien suscribe nos quedamos con el lesionado.

 En esos momentos apareció Rosi, mujer de Pedro, que regresaba de su ruta hacia Navalcarnero y se quedo para ayudar, coordinando las comunicaciones.


 Fueron muchos esfuerzos por incorporarse e intentar ponerse de pié para caminar hacia la cima del camino principal, y tras un titánico esfuerzo lo consiguió, no sin exclamar de dolor y algún que otro crujido en el interior de la caja torácica (ponían los pelos de escarpia)

 En un largo, doloroso y lento caminar (que vemos en el vídeo), se alcanzó la vía principal del carril de Manzolo, donde aparecieron los policías de Navalcarnero, después de haberse perdido y tomar caminos opuestos hacia el lugar, otro tanto le pasó a la ambulancia, que estuvo dando vueltas por los puentes de la Radial y eligiendo también el camino opuesto al lugar donde nos encontrábamos.
 Desde nuestra posición veíamos toda la escena asemejándose a un show cómico de Benny Hill, y eso que hacíamos gestos y aspavientos para ver si nos veían, fue inútil, es en este momento cuando Pedro le sacó rendimiento a su nueva Scott de 29" , dirigiéndose a la posición de la ambulancia y orientarla en su despiste.

 También acudió Yolanda, la mujer de JC. Miguel, con el disgusto lógico reflejado en su semblante, a la que entre todos incluido Miguel, calmamos con algún chascarrillo y suave broma, "minimizando y despreocupando las dolencias".
 Todo esto bajo un sol de justicia, que obligo a desplegar un paraguas a modo de sombrilla, mitigando los rayos del Astro Rey.

 Mientras la ambulancia seguía en la lejanía del lugar, buscando en sentido contrario la manera de llegar a nosotros, y Pedro en su afán de alcanzar al vehículo sanitario, dándose una "paliza" para guiarla a nuestra posición.

 Por fin llegó, y respiramos con alivio, pues ya estaba con los profesionales y mejor atendido, claro que, el desplazamiento hasta el hospital, fue doloroso por la posición en la camilla y las lesiones que padecía, obligando al vehículo a circular con mucha lentitud, evitando las irregularidades del terreno para que no afectasen al herido.

 Las lesiones tras su exploración en el hospital fueron; cuatro costillas rotas, luxación de hombro izquierdo y diversas magulladuras originadas por la fricción contra el suelo.

 Desde estas humildes líneas y en nombre de todo el Club Ciclista El Álamo, le deseamos una prontísima recuperación, para poder disfrutar de su compañía a lomos de su bicicleta lo antes posible.

 Muchísimo ánimo, José C. te dedico esta crónica.

 ¡¡¡ Un gran abrazo... te queremos canalla !!! JJ.