Páginas vistas en total

España ................ ME GUSTA MI PAIS!!!.

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA O LENGUAJE

domingo, 14 de julio de 2013

A mediados de Julio.



 Ahí estábamos a la sombra, dándonos un respiro en Navalagamella, y a esas alturas teníamos recorridos 50 Km, casi la mitad de la ruta de hoy.

 Esta ocasión ha sido para desempolvar las bicicletas de carretera, que en mi caso propio, hacía ya unos cuantos meses que solo se usaba en el rodillo, y las cubiertas se empezaban a poner cuadradas de estar posada en este artilugio mecánico.

 Lo más duro ya había pasado y a falta de un repecho tendido y tres suaves desniveles, todo desde allí era bajar y bajar, hasta Aldea del Fresno.


 Hemos salido desde El Álamo, siete, como en otras ocasiones, se ha echado en falta alguno de los integrantes de este noble deporte, y juntos, kilómetro a kilómetro, por las cunetas que empezaban a tomar temperatura, con los cinco sentidos activados, y como siempre, muchas ganas e ilusión, se han visitado los pueblos de: Navalcarnero, Sevilla la Nueva, Brunete, Villanueva de la Cañada, Valdemorillo, Navalagamella, Colmenar del Arroyo, Chapinería, Aldea del Fresno, Villamanta y Nuevamente, El Álamo.

 Al paso por Valdemorillo y Navalagamella, se ha podido ver la magnitud del incendio que días atrás, arrasó parte de los bosques de esa preciosa zona, un gran daño al ecosistema, y tristeza por el estado en que ha quedado.

 También como atascados en el tiempo, se pueden ver las obras de restauración de los bunkers de Guerra que hay al pie de la carretera de zona, rompiendo la monotonía de  los arbustos y malezas de estos montes.


 En sí, se ha rodado a un buen ritmo incluso en las subidas, regulando eso sí, para los tramos finales.
 Velocidades de casi 70 Km/h, en las largas bajadas hasta el Río Alberche, han ayudado para sacar una buena media de velocidad, que desde el Km 65, al final, se ha procurado mantener, a pesar que este largo tramo, picaba para arriba hasta la carretera 401. Un esfuercito más, y ya estábamos de vuelta en casa, tomándonos un merecido refresco, acompañado de alguna suculenta tapa, a esas horas del día y por estar frente a la Iglesia, todo sabía a Gloria.


 Un compañerismo sin igual de este Club, como siempre, arropando en algún momento difícil de la etapa, a quien por reciente lesión, ha sufrido un poco en los tramos finales del largo recorrido. Mi abrazo y gracias.

 (93,5 Km a una media de 24,2 Km/h)  03: 50: 10.