Páginas vistas en total

España ................ ME GUSTA MI PAIS!!!.

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA O LENGUAJE

lunes, 4 de noviembre de 2013

Al suroeste de El Álamo.


 Otra jornada de buen ciclismo con buena compañía la de este día.

 En una mañana fresca, plomiza y las nubes a ras de suelo, empañando las gafas y demás artilugios con cristales, comenzamos nuestra andadura por el Suroeste de nuestro pueblo, una zona conocida pero que aún quedaban tramos de terreno sin rodar hasta hoy.


 Poco a poco fue levantando la niebla, quedándose ese húmedo ambiente, dando una sensación térmica más fría, que la real, pero sin problema alguno para practicar nuestro deporte favorito.

 Se empezó con buen ritmo y se mantuvo así casi hasta terminar la etapa de hoy, los ocho representantes del grupo A, nos deslizamos por el perfil de sierra de los continuos toboganes, recorriendo los pueblos cercanos de Valmojado y La Torre de Esteban Hambrán, siendo en estos puntos los desniveles más fuertes.

 
 A las puertas de Santa Cruz del Retamar, en el abrigo de un cambio de rasante, cuando se había llegado a la mitad de esta ruta, paramos unos minutos para reponer fuerzas y descansar de las pedaladas dadas por estos cerros.

 Con el mismo ímpetu anterior, proseguimos la marcha sin descansar, rodando hacia el pueblo, Las Ventas de Retamosa, tan solo nos entretenía de vez en cuando, el enredo de cardos y tallos secos en los piñones y cambios, teniendo que parar y deshacer las madejas liadas.


 Más de lo mismo, subiendo y bajando largos cerros, añadiendo también a estas "dificultades" densos bancales de arena que hicieron de esta ruta más entretenida y divertida.

 Entre estas espectaculares campiñas, y en los planteles de viñas, aun quedaba sin recoger algún pequeño racimo de uvas, que siendo tan escasos, destacaba entre las amarillentas hojas casi secas de aquellas cepas y como un manjar expuesto, di cuenta al paladar, reconfortando con su dulce caldo la seca garganta, dando energía para el resto de los kilómetros.


 
 A una docena de Km., para llegar a nuestro destino, aflojamos la marcha, disfrutando del paisaje y teniendo tiempo para saludar a los cazadores que se encontraban por la zona, dándonos ánimos para terminar esta bonita etapa.

 Como siempre es un placer pedalear con este Club y aprender cada día un poquito más, de la experiencia de los demás.

 Grande El Club Ciclista El Álamo.

                                                                              Fotos.