Páginas vistas en total

España ................ ME GUSTA MI PAIS!!!.

TRADUCE ESTE BLOG A TU IDIOMA O LENGUAJE

lunes, 24 de febrero de 2014

Casa de Campo 2014.


 Más de veintiún componentes del Club Ciclista El Álamo, citados a eso de las nueve en la tímida y soleada mañana de este Domingo, nos unimos conjuntamente los grupos A y B para marcar nuestras huellas en las blandas tierras de la Casa de Campo en Madrid.

 Reunidos en la explanada del Lago de este emblemático lugar, hicimos los primeros kilómetros con dirección al concurridísimo carril bici de Madrid Río, junto a la Ribera del Río Manzanares, calentando las articulaciones para seguidamente, recorrer los cientos de sendas y caminos del pulmón de la Capital.


 Con unos pequeños contratiempos en la bici de Carol y después de ajustes varios para seguir pedaleando con normalidad, no tardó en llegar una obligada parada por pinchazo en una de las ruedas de 29", que eran las "no averiables" y junto a la "cuesta de la muerte" se recompuso el leve desaguisado.


  En este enlace., hay un bonito paso por esta terrible trialera de los profesionales del Campeonato del Mundo.                      


 Nosotros seguimos nuestra ruta subiendo por suaves y tendidas cuestas para disfrutar a continuación de las bajadas por entre los árboles y arbustos del lugar, cogiendo soltura para los descensos y trialeras de futuras salidas.

 Al ser Domingo y la temperatura que empezaba a ser más agradable, un gentío coincidía en estos bonitos parajes para desentumecer los músculos y practicar todo tipo de deportes, a su vez, la celebración de carreras a pié completaba y llenaba cada palmo de este escenario, compartiendo todos los allí reunidos el gran jardín.





Este terreno es poco apto para reflejar con instantáneas cada lugar pues, los continuos cambios de ritmo y lo sinuoso de las zonas por donde nos hemos desplazado, hacía imposible viajar solo con una mano sobre la bicicleta, dejando para las paradas la toma de momentos.

 En esta ocasión, otra rueda que inesperadamente perdió su aire de inflado, hizo que saludásemos a los participantes del evento deportivo que se celebraba en este día.

 Teníamos recorrida la mitad de la ruta y se decidió seguir por zonas que bordeaban el perímetro de la Casa de Campo, con la seguridad que encontraríamos menos gente y así circular con más seguridad, pero había deportistas y paseantes por cualquier lado.

 A estas alturas las piernas con tanto cambio de ritmo, empezaban a sentir el cansancio de rigor y me acordaba del tremendo banco de madera que kilómetros atrás, dejamos inerte, mientras contemplaba el paso del Río Manzanares, lo eché de menos y no hubiese desperdiciado un buen descanso sobre sus largas tablas.



 Varios de nosotros casi al terminar la ruta, decidimos ser guiados por los curtidos y sabios guías, que nos convencieron, para recorrer otros lugares donde las trialeras de espectacular trazado, hacían las delicias de quien osase recorrer.

 Una y otra vez, subimos y bajamos con mucha seguridad por estos trazados de escasa visibilidad, pero de muy buen peralte, haciendo que el grupo lo pasase en grande en cada giro, en cada salto del terreno y la incertidumbre de lo que encontraríamos en la siguiente curva. Por fortuna el espacio de seguridad guardado entre biker, evitó sorpresas desagradables y todo rodó a las mil maravillas.


 Otro buen día de bicicleta compartido por todos y al que no faltó la reunión final para disfrutar al sol de la casi primavera, con un tonificante bien fresquito, el cual tomamos merecidamente. Puntualizo al respecto que costó una "fortuna".



 Como siempre, lo mejor ha sido la compañía y el buen ambiente en cada pedalada, haciendo que sepa a poco, esperando la siguiente ruta para disfrutar con nuestras bicis.


                                                                    Fotos y movimientos.